El feminicidio de María May Che desnuda la lentitud del sistema de justicia de Yucatán para resolver estos casos

El cuerpo de la joven María May Che fue encontrado el 16 de abril en Mérida. Su cadáver estaba en estado de descomposición y entre basura. Hasta la fecha la justicia de Yucatán no ha resuelto el crimen y ni siquiera se sabe si fue un feminicidio, aunque todo indica que así fue.

Texto y fotos: Leandro Chacón

Mérida, Yucatán.- Un calvario es lo que ha vivido la familia de María May Che las últimas dos semanas. Desde el pasado 20 de abril sus vidas dieron un giro inesperado al enterarse que el cuerpo sin vida de una mujer hallada cuatro días antes era el de su hija. Desde ese día, los afectados piden justicia, que se detenga al autor y les entreguen el cuerpo.

Las exigencias de la familia desnuda la pobre atención de las autoridades ante crímenes como este, el cual ni siquiera ha sido catalogado como feminicidio, pese a que algunos medios de comunicación y activistas feministas lo han calificado como tal. Por cada feminicidio en Yucatán, hay tres en grado de tentativa, me dice la activista Adelaida Salas Salazar.

Edith Alejandra May Che (izquierda) hermana de la asesinada durante la protesta que hubo en la Plaza Grande de Mérida.

Han pasado 13 días desde que el cadáver de la joven María May Che fue encontrado en estado de descomposición en un parque del fraccionamiento Paseos de Opichén, al poniente de Mérida. Desde ese día, la Fiscalía General del Estado (FGE) de Yucatán no ha agilizado las indagatorias para dar con el responsable de este feminicidio, que ha conmocionado a la ciudad.

Debido al poco interés de la Fiscalía, familiares y amigos de María May Che se han plantado afuera del Palacio de Gobierno para exigir justicia y pedir la intervención del gobernador Mauricio Vila Dosal para que agilice la carpeta de investigación y se detenga al responsable de haberle arrebatado la vida a la joven, quien tenía sólo 20 años.

La familia de María May Che exige justicia y que se detenga al responsable que le quitó la vida a la joven de 20 años.

Del contingente de mujeres que tomó la calle 61, estaba Edith Alejandra May Che, hermana de la joven asesinada. Rodeada de los medios de comunicación y con una voz tímida, dijo que la Fiscalía no les ha querido dar mayor información y tampoco ha entregado el cuerpo. “Sólo nos ha dicho lo que ya sabemos”, comenta rodeada de la prensa.

Edith, quien estaba vestida de morada y una cartulina con la consigna: “Hay trabajo por hacer, hay canciones que cantar, hay una guerra que ganar”, menciona que el cuerpo de su hermana no ha sido entregado porque no le han hecho la prueba del ADN porque la Fiscalía sigue buscando más “cosas” en el cadáver y para ello “necesitan especialistas”.

Síguenos en Facebook: Voces Libres

La familia y amistades de María May Che comentaron que seguirán manifestándose hasta que se haga justicia.

La entrevistada comenta que la Fiscalía les está poniendo obstáculos para que no sepan del caso y, ante esta situación, la dependencia estatal se pronunció e informó que ha solicitado la colaboración de médicos forenses de la Fiscalía General de la República (FGR), a fin de conocer su opinión científica respecto a la causa de muerte de María May Che.

El pronunciamiento se da luego de dos protestas pacíficas por parte de familiares y amigos, una en Paseos de Itzincab, Umán, el viernes 23 de abril y la más reciente el pasado martes 27 de abril en la Plaza Grande de Mérida. La Fiscalía aseguró que ha tenido contacto permanente con la familia, algo que contrasta con las palabras de la hermana de María.

Te recomendamos: Víctimas de violencia digital en Yucatán exigen aprobación de Ley Olimpia

Adelaida Salas Salazar, también integrante del Observatorio Ciudadano Nacional de Feminicidio en Yucatán, me comenta telefónicamente que el caso muy bien puede catalogarse como feminicidio porque su “cuerpo fue tirado como basura”. Aprovechando la llamada, me dice que lo que muchas mujeres me han comentado: no se sienten seguras en las calles.

Leandro Chacón

Estudió Comunicación en la UNID Mérida. Inició como reportero en Por Esto! Trabajó en Milenio Novedades, Línea Recta y El Peninsular. Iba a fundar una banda de punk rock, pero no sabe tocar el bajo. Es hincha del Atlante y cofundador de Voces Libres.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: