Moisés, el custodio de Tekax que transformó un “picadero” en un sitio turístico

Moisés Acosta Hoil tiene 16 años trabajando en La Ermita de San Diego en Tekax, al sur de Yucatán, y cuenta cómo el lugar, antes “guarida” de personas con vicios, se convirtió en un sitio turístico que continúa conservando la fe al santo. 

Texto y fotos: Kattia Castañeda

Tekax, Yucatán.- Todos los días, poco antes de las nueve de la mañana, Moisés Acosta Hoil sube hasta el cerro más alto de Tekax de Álvaro Obregón para abrir La Ermita de San Diego de Alcalá y recibir a los primeros visitantes o feligreses. Su condición es buena, porque lo hace sin descansar ni acezar. Lleva 16 años trepando los 80 metros de altura del sitio, antes “guarida» de personas con vicios y ahora un referente turístico, ya que es el custodio.    

Cuenta que en noviembre de 2004 llegó al recinto, construido en 1645. Una vecina fue la que se le acercó y le dijo que debería pedirle las llaves al padre porque su esposo dejó de trabajar ahí como cuidador. 

“Oye, por qué no vas a pedir las llaves de La Ermita, donde trabajaba mi marido, para que abras. Y me dice mi esposa, es cierto, anda a verlo. Fui, le conversé al padre y me dice: ‘sabes qué, no te lo puedo entregar porque hay mucho vandalismo, hay mucha drogadicción, es un centro de prostitución’”. 

La imagen de San Diego, de acuerdo a la leyenda, apareció en el pozo que está a un costado de la capilla.

Menciona que la respuesta del cura sí le entristeció, pero no se dio por rendido. “Mire padre, si usted me lo entrega, yo me puedo cuidar”, le dijo.  A los ocho días, el cura lo mandó hablar y le concedió las llaves. 

Con los ojos cristalinos al recordar esta aventura, dice que ese día se quitó de la parroquia o la catedral de Tekax, donde el padre le dio ”luz verde” para comenzar a trabajar, y «se lanzó” hacia el palacio municipal, ubicado a un costado de la plaza principal, para solicitar ayuda de los elementos de la policía municipal y subir al cerro. 

Da click aquí y síguenos en Facebook: Voces Libres

“Cuando llegamos (a La Ermita de San Diego) sí había gente tomando y drogadictos, así que los policías me ayudaron a bajarlos y decirles que ese lugar no es para ellos, sino para la gente que viene de visita, de otros lugares, y volverá a funcionar”, menciona. 

De ese modo comenzó su trabajo Moisés, quien a inicios de 2020 dejó de ir a la capilla de San Diego por la pandemia del Covid-19, pero regresó el 8 de diciembre al pedir permiso a un nuevo padre y al Ayuntamiento. 

El custodio asegura que el lugar ha cambiado. Ya no van personas a consumir bebidas alcohólicas ni a drogarse o a tener relaciones sexuales. Además, se ve más limpio, le dan mantenimiento a la estructura cada cierto tiempo, conservan el sendero y la gruta, así como el pozo, donde apareció la imagen de San Diego y que, de acuerdo a la leyenda, ahí regresó de manera misteriosa al ser colocada en la iglesia principal en tres ocasiones. 

Moisés Acosta tiene 16 años cuidando la capilla de San Diego que está en la cima de un cerro en Tekax.

Durante sus años como cuidador ha conocido a mucha gente y escuchado los milagros que hace el santo patrono del pueblo al que también le llaman “Sultana de la sierra”. Recargado en uno de los muros de la capilla, trae a su mente un recuerdo: una señora sentada en las escaleras que se le acercó a preguntarle a qué hora abrían el recinto y le dijo que en un momento. 

“Yo abro, ella entra y tarda. Cuando sale, me dice: ‘ta’ bueno señor, a ver cuando regreso. Está bien, le dije. A los dos años, regresa con su marido y ¡má!, tenían agarrado un niño como de dos años. Estaban trayendo veladoras, flores y me pregunta: ‘¿me conoces?’. ‘Prácticamente no te conozco’, le respondo”. 

Con la voz entrecortada, continúa relatando que la mujer, después de prender las veladoras y colocar las flores al “santito”, se volvió a acercar a él y le dijo el porqué de su ofrenda. “Venimos a darle gracias a San Diego porque me regaló lo que yo quería, mi bebé. Tenía siete años de casada y no me embarazaba. Este santito sí hace milagros”. 

Te recomendamos: La Ermita, una tiendita de la esquina que resiste la modernidad en Mérida

Moisés cree que es extraordinaria la fe que la gente le tiene a ”San Dieguito”, pero recalcó que no sabe si hace milagros, es ”la gente quien lo dice», aunque considera: “qué sería de mí (si no creyera), si soy quien lo cuido”.

Esta nota fue pensada y elaborada por el equipo de Voces Libres. Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor.

Kattia Castañeda

Comunicóloga y cofundadora de Voces Libres

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: