El día que vincularon a proceso al agresor sexual de una mujer transgénero en Yucatán

En 2016, Grecia S. sufrió violencia física y abuso sexual en Yucatán. Es una mujer trans y este episodio le cambió su vida diaria. Luego de seis años de un proceso legal, hace unas semanas se logró la vinculación a proceso de su agresor.

Foto y texto: Kattia Castañeda 

Mérida, Yucatán.-  Grecia S. es una mujer transgénero y hoy, su mirada cuenta otras historias a la del 2016, cuando sufrió violencia física y abuso sexual por parte de un hombre argentino-mexicano: la de justicia y una liberación emocional.  

El martes 22 de junio de 2021, después de una audiencia de casi siete horas en el Centro de Justicia Oral de Mérida, escuchó lo que quería desde hace seis años: “son las 4:20, se vincula a proceso al imputado Héctor Omar T.H.”.  

Con la piel “chinita”, recordó y nos narró lo que vivió horas previas y ese día en la sala de audiencia, donde estaba rodeada de asesores jurídicos, adscritos, personas de dependencias gubernamentales y organizaciones como la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (Codhey) y, por su puesto, su agresor, la pareja, el defensa y la jueza. 

Relato de una mujer transgénero: Es lo que esperaba escuchar

Generalmente no puedo dormir, padezco insomnio crónico a raíz del ataque. Estaba en todo momento con los ojos abiertos la noche del lunes 21 de junio. 

El martes 22, a las seis de la mañana ya estaba arriba, no podía estar más tiempo acostada. Le di comida a mis gatos. Me bañé. Después intenté desayunar, no pude. Tenía mucha ansiedad. No estaba segura si las autoridades iban a violentar mis derechos de nuevo o iban hacer justicia.  

Esa era la incertidumbre, porque las pruebas siempre han estado y si no se había llegado a este punto de la judicialización de la carpeta y por ende, la imputación y vinculación a proceso de mi agresor, no era por falta de elementos, realmente era por la corrupción que existe en la Fiscalía, por la mala integración que habían generado las ex titulares de sexuales I, como Mónica Canto Sánchez, Elsa Mariana Rodríguez Raz, Bárbara Andrade Villanueva y todo lo que habían decretado del no ejercicio, que dos veces lo resolvieron y dos veces lo revoqué, uno con el juez federal y la otra con el juez Mugarte, que en paz descanse.  

Todo lo he argumentado y lo he demostrado con pruebas, por eso todos, el juez federal, los jueces de control, y en esta ocasión se dio que la misma Fiscalía, a través de los adscritos, solicitaron la imputación y vinculación a proceso a Héctor Omar T.H., para pasar a la siguiente etapa que es el inicio del juicio. 

Da click aquí y síguenos en Facebook: Voces Libres

Notaba cómo pasaban los minutos, las horas. La audiencia estaba programada a las diez de la mañana, pero empezó a las 10:45. Yo llegué como a las 9:20, solita. Me registré y al fondo, vi a mi agresor. Mis asesores llegaron después y los de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (Codhey) ya estaban ahí, en el pasillo, esperando a que nos den acceso a la sala de audiencia. 

Me tomaron la temperatura, me dieron gel antibacterial y el guardia me indicó que puedo pasar a la recepción para que yo pregunte acerca de la audiencia y donde me voy a registrar.  

Lo hago. La señorita me indica pasar a la primera sala que está ahí, donde decía juez primero de distrito. Llego, me solicitan mis datos, me piden la credencial de lector. Posteriormente se acercan los asesores jurídicos a quienes también les pidieron su identificación.  

Yo seguía con nervios porque cerca estaba mi agresor con su esposa. No los podía ver directamente, los observaba con un poco de reflejo, girando la cabeza. 

Cuando entramos a la audiencia pude tener un poco más de tranquilidad porque vi a abogados, abogadas que llegaron de diferentes instituciones de gobierno pues para que de, algún modo, puedan dar fe de que el juez de control, en ese momento, iba actuar conforme a derecho, que no iba a violar mis derechos humanos y jurídicos de nueva cuenta.  

Grecia S. logró que la Fiscalía vincule a proceso a su agresor sexual tras seis años de lucha.

Se va desenvolviendo la audiencia. Es estresante, tenía mucho nerviosismo, ansiedad, problemas para respirar y en ese momento, sí se me estaba notando. Incluso, sentía que me estaba sofocando. 

Era por lo mismo, por la presión de estar escuchando el relato de los hechos que vinieron a mi mente. Eso fue devastador. Lo que hacía en ese momento, en una hoja en blanco, me puse a escribir para no prestar atención. Es lo que tenía que hacer.  

Nos dieron un receso de diez minutos, eran aproximadamente la una de la tarde. Luego volvimos a entrar y salimos cinco o seis horas después. Fue muy cansado, estresante, agobiante.  

Cuando me concede la palabra la jueza, yo realizo un “speech” que realmente no puedo explicar, pero en el que fui muy asertiva en la terminología de la discriminación estructural y institucional, de la transfobia, y violación a mis derechos constitucionales. La sala se quedó en total silencio, las personas estaban con las cabezas hacia abajo, como pensativos y escuchando atentas lo que yo estaba explicando o exponiendo.  

Esa parte fue para mí muy alentador, me dio esperanza en ese momento. Cuando terminé, la juez comenzó analizar todo lo expuesto y es así como ella dice: “son las 4:20 y en este momento se vincula a proceso al imputado Héctor Omar T.N.”. Es lo que estaba esperando escuchar después de seis años.  

Sentí que el dolor sufrido durante muchos años, iba desvaneciendo, poco a poco; iba sintiendo menos carga emocional, un peso que iba cargando y arrastrando. Yo percibí que se le pasó a él. Y luego vinieron las felicitaciones y aunque no se podía abrazar, utilicé el puño, respetando el protocolo por la pandemia. Fue muy emocionante. 

Grecia S. continúa su lucha contra agresor sexual

El caso de Grecia S. es histórico, ya que es el primero en Yucatán que logra judicializar una carpeta de investigación contra dos denuncias de índole sexual y física. Igual, por primera vez en el Estado, la FGE, a través de los adscritos, imputan y vinculan a proceso al agresor. 

En el transcurso de su lucha, que aún continúa, “Grace”, como también la identifican, logró activar el protocolo de identidad de género, es decir, una persona LGBTI+ tendrá la certeza que será tratada con dignidad y respeto cuando acuda a denunciar cualquier tipo de agresión. 

 “Vamos a decir que abrí el camino para que el proceso legal se les facilite a la comunidad LGBTI+, pero especialmente a las mujeres y los hombres transgénero, un grupo altamente vulnerable”. 

En cuanto a su agresor, Héctor Omar T.H, continúa en libertad, pero con ciertas restricciones, tal y como no acercarse al domicilio de la afectada, ni a ella en un rango de 200 metros; y no salir del país; le incautaron sus pasaportes.   

Te recomendamos: El doble ataque de Grecia Sosa: abuso sexual y restricción a sus derechos en Mérida

El día del juicio, que aún no tiene fecha, la jueza será la que determine si el acusado tendrá una pena mínima de cuatro años o máxima de diez años. Mientras tanto, Grace y su equipo de justicia tendrán un plazo de cuatro meses para reforzar la carpeta de investigación que presentaron el día en el que volvió a sonreír.  

Esta nota fue pensada y elaborada por el equipo de Voces Libres. Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor.

Kattia Castañeda

Comunicóloga y cofundadora de Voces Libres

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: